Kategora mira ahora a Londres y Estados Unidos

La innovación y las nuevas tecnologías llegan también a sectores tradicionales como la gestión inmobiliaria, como lo demuestra el caso de la compañía vasca Kategora Real State, una iniciativa empresarial creada en 2006 por el ingeniero de telecomunicaciones Kepa Apraiz.

La compañía nació inicialmente con el objetivo de promover la gestión de inversiones españolas en activos inmobiliarios en ciudades de Europa del Este (Budapest, Bucarest o Varsovia). El negocio se sustenta en la adquisición de inmuebles, su preparación completa como apartamentos de alquiler o apartahoteles,para sacarles rentabilidad y a medio plazo realizar plusvalías con la venta. El inversor no se tiene que preocupar por nada, ya que Kategora se encarga de la gestión durante toda la vida de la inversión (asesoramiento en compra, obras de remodelación, gestión de alquileres y gestión de la venta). Dicho de otro modo, Kategora actúa de personal shopper inmobiliario.

Ahora, en su fase de consolidación ha decidido diversificarse y poner su punto de mira en zonas más occidentales, como Londres o en un futuro en Nueva York, así como canalizar inversiones de ciudadanos chinos en Europa a través de su delegación en Shanghai.

Kepa Apraiz, que antes de emprender su propio negocio trabajó para Informática Euskadi (participada por BBK y Accenture),considera que el éxito de su negocio fue la “visión de la oportunidad”,cuando las inversiones inmobiliarias estaban a bajo precio en la Europa del Este y en España se empezaba a atisbar el fin del boom inmobiliario.

Esto unido, según Apraiz, a una “clarísima apuesta por las nuevas tecnologías en la gestión inmobiliaria, ha sido determinante. Tenemos todos los procesos muy definidos y marcados; y un ERP propio que automatiza todo y ofrece una total transparencia al inversor de la gestión de su inversión”.

En estos seis años de vida, Kategora ha canalizado inversiones inmobiliarias por unos 60 millones de euros y Apraiz señala con orgullo que la mayoría de sus clientes continúan con ellos.
“Son inversiones a largo plazo, con los activos unos 7 años en alquiler, con una rentabilidad media anual de un 4,5 ó 5 por ciento, más la plusvalía que obtengan con la venta, al tratarse de inmuebles nuevos en zonas muy seleccionadas de las ciudades donde se han desarrollado”.

Inversores chinos
En el último año, Kategora ha abierto oficinas propias en Dublin y en Londres y tiene previsto instalarse más adelante en NuevaYork.

A través de estas delegaciones quiere canalizar inversiones exteriores en éstas ciudades. Así en los primeros meses de funcionamiento de su delegación en Londres han desarrollado más de una docena de operaciones con inversores españoles. En este contexto, Kategora ha detectado que entre la naciente clase media y alta china hay demanda de inversiones de calidad en ciudades europeas, como Londres. Por ello decidió instalar una delegación en Shanghai, con un socio local, para entrar en este mercado.

En paralelo, Kategora no descarta llegar acuerdos con socios financieros en Londres.

Fuente: El economista