La contracción que han experimentado bancos y firmas de valores han debilitado la demanda de oficinas de Londres, que se apoya ahora en el empuje de la industria aseguradora, los medios de comunicación y la tecnología.

oficinas de londresComo resultado de ese empuje de la demanda procedente de esos otros sectores,  algunos propietarios de edificios de oficinas están capeando la tormenta económica sorprendentemente bien, y viene a demostrar que la ciudad no es rehén del comportamiento que tengan los bancos de inversión. Londres es un  centro de comercio mundial, además de uno de los lugares del mundo que se elige para conservar la riqueza en todas sus formas.

El Reino Unido acaba de salir de una recesión de doble caída, pero están en marcha nuevos desarrollos de oficinas. Muchos de los nuevos edificios se encontraan en tradicional distrito financiero de Londres, donde los urbanistas animan a construir edificios altos y modernos para competir con Canary Wharf.

El mercado de oficinas de Londres ha sufrido bastante en los últimos años  y, en 2012, solo se han alquilado 836.000 metros cuadrados de oficinas, lo que supone un descenso del 19 por ciento con respecto al promedio de la superficie alquilada en los últimos 25 años, según Drivers Jonas Deloitte.

La desaceleración se debe principalmente a la débil demanda del sector financiero, que había venido siendo la principal fuente de demanda en 2006 y 2007, que representaba  un tercio de toda la actividad de arrendamiento. Durante los primeros nueve meses de 2012, las compañías financieras han arrendado 64.395  metros cuadrados en el centro de Londres, sólo el 13% del volumen total alquilado.

Los nuevos desarrollos no han aportado  un espacio excesivo, aunque han contribuido a la debilidad del mercado. Los promotores han venido entregando un promedio  de 400.000 metros cuadrados al año entre 2008 y 2011, y el promedio histórico anual entre 1987 y 2011 fue de 427.000 metros cuadrados.

Como resultado, el rendimiento de los nuevos proyectos ha sido en gran medida determinada por su ubicación. En el distrito de los seguros, el edificio conocido como  “El walkie talkie”, debido a que su diseño se asemeja a un auricular de teléfono, tiene un tercio alquilado a pesar de que no se va a terminar hasta la primavera de 2014.

Pero la Torre Heron de 41.000 metros cuadrados, situada en el distrito financiero, e inaugurada  en marzo del año pasado, sólo tiene alquilado alrededor de un tercio de su superficie.

A milla y media de distancia del anterior, se encuentra el edificio Walbrook, cuya construcción concluyó en febrero de 2010, y solo ha conseguido atraer a dos inquilinos hasta la fecha. Y Place Cannon, un proyecto de 31.000 metros cuadrados, desarrollado por Hines que incorporó la reforma de la estación de tren de Cannon Street, permanece vacío y se terminó en septiembre  de 2011.

Algunos proyectos han tenido problemas para su desarrollo. Así en la City pueden verse siete plantas de hormigón que sobresalen del suelo del Edificio llamado el Pínacle, cuya construcción lleva parada un año.