Déficit presupuestario de Hungría

Al finalizar el año 2007, el déficit presupuestario de Hungría era el más elevado de toda la Unión Europea y el único que superaba el criterio del 3% de déficit de las Administraciones Públicas sobre el PIB establecido  en Maastricht. La deuda estatal de Hungría totalizaba al finalizar 2008 casi el 66% del PIB, la cuarta más alta de Europa tras Italia, Grecia y Bélgica.

Durante 2009, tras relajar el FMI hasta el 3,9% el objetivo de déficit, se situó en el 4,5%, mientras que en los años 2010 y 2011 se ha producido un significativo crecimiento del déficit público a pesar de las medidas one-off (como la nacionalización de los fondos de pensiones) impuestas por el gobierno.

Para el 2011, el objetivo del gobierno húngaro fue un déficit del 2,5%, por debajo del umbral que marca la Unión Europea situado en el 3%. Este objetivo se pretende conseguir mediante lo que se ha llamado el “Plan Szell Kalman”, que implica un recorte del gasto público (en particular de los salarios públicos) y una congelación de las prestaciones de la seguridad social. También ha supuesto una subida de los impuestos al consumo (el IVA se ha situado en el 27% desde el 1  de enero de 2012) y de otros impuestos que gravan la renta personal.

Sin embargo, el establecimiento de las medidas one-off mencionadas con anterioridad ha distorsionado la cifra real de déficit generado durante 2011, lo que ha conducido a que la Comisión de la UE abra un Expediente de Excesivo Déficit contra Hungría y que como consecuencia se hayan extremado las medidas de austeridad en el país, que desde los últimos meses de 2011 vive sus momentos más críticos desde que empezó la crisis.

déficit presupuestario de Hungría