Los inversores están dispuestos a pagar más por las propiedades en Polonia que en otros mercados de Europa Central, al  considerar la estabilidad de su economía,  un crecimiento relativamente alto y un gran número de ciudades en expansión.

Polonia es una buena historia en este momento, dijo Eric Adler, director mundial de inversiones de Prudential Real Estate Investors, conocida en Europa como Pramerica, que cuenta con 52.200 millones de dólares bajo gestión.

Pero los inversores extranjeros en inmuebles son cada vez más audaces en Europa. Hasta hace poco, la mayoría se han interesado sólo en edificios de oficinas y tiendas totalmente arrendadas en Londres, París y las principales ciudades alemanas. Pero a medida que la demanda de estas propiedades aumentó, los precios se dispararon a niveles anteriores a la crisis  en algunos casos.

Como la confianza se ha restablecido, los inversores han empezado a buscar entre  las opciones no esenciales, incluidos los países que antes se consideraba que tenían demasiado riesgo, como la República Checa y Rusia. En los mercados más maduros, los compradores muestran más disposición por los  edificios que tienen algo de vacío con la esperanza de mejorarlos y atraer a nuevos inquilinos.

Polonia es especialmente atractiva, ya que tiene más en común con los activos de los mercados más seguros que con los del centro y este europeo.

Mientras que muchos de los inversores que aparecen son oportunistas, como los fondos de capital privado, incluso aquellos que tradicionalmente huyen del riesgo, han comenzado a llegar. Por ejemplo, tanto Allianz y Deka Immobilien, el brazo inversor de las cajas de ahorros alemanes, han realizado grandes  compras en Polonia el año pasado.

A principios de este año, Hines compró un nuevo complejo de oficinas en Varsovia por 127 millones de euros. A finales de 2012, Deka pagó 148 millones de euros por el Centro Internacional de Negocios, un edificio de oficinas también en el centro de Varsovia. En el mismo mes, Allianz compró el Centro Financiero de Varsovia, complejo  de 50.000 metros cuadrados por  210 millones de euros junto con Tristan Capital Partners.

La  competencia por los mejores activos, especialmente en Varsovia, es cada vez mayor y los agentes dicen que el número de inversores que busca  oficinas prime se ha incrementado considerablemente en el último año. Llegando a haber hasta siete ofertas por un mismo inmueble, como ocurrió recientemente con la venta de la sede del banco Ochrony Srodowiska que tiene un alquiler a 12 años.

Esta demanda está haciendo subir los precios. En la recesión, los precios habían caído tanto que los compradores estaban recibiendo rendimientos iniciales de hasta un 7% en flujos de efectivo de sus edificios. Los rendimientos de los que no eran prime fueron más altos.

Los rendimientos están cayendo ahora. El centro comercial de Katowice, que Allianz ha comprado, está totalmente alquilado a minoristas como H & M, Zara y Tesco, da un rendimiento “muy por debajo” del 6%, según una persona familiarizada con las negociaciones. Los rendimientos de los inmuebles de oficinas prime en Varsovia también cayeron al 6% a finales de 2012, no muy diferente a las principales oficinas de la ciudad de Londres, que producen alrededor del 5%.

Si la tendencia continúa, los inversores podrán volver a marcharse una vez más, dicen los expertos. “Los inversores se pueden dar cuenta de que podía comprar en Londres por el mismo precio. Y, si es así,.¿Por qué comprar en  Varsovia”