Fuente: El confidencial

londres y parisEl mercado inmobiliario en Europa está totalmente fragmentado. Y no solo en el segmento residencial. Las diferencias se amplían al resto de sectores y un claro ejemplo de ello son los activos terciarios, donde las distancias son abismales.

Mientras algunas ciudades, como París o Londres, mantienen la velocidad de crucero, en Madrid o Milán el mercado terciario está totalmente estancado. Según un informe de BNP Real Estate, en las capitales francesa y británica se ha registrado un crecimiento del volumen de inversión del 38% y 32%, respectivamente. Munich, por su parte, duplicó el montante acumulado, aunque en otras ciudades alemanas como Berlín, Frankfurt y Hamburgo registró un descenso.

Sin embargo, en Madrid y Milán prácticamente no se realizan operaciones y durante el primer semestre del año el volumen de inversión cayó un 70% y un 80%, respectivamente. Una tendencia que está en consonancia con el resto de segmentos del mercado inmobiliario en ambos países.

En lo que respecta a las rentabilidades, durante los seis primeros meses del año no se experimentaron grandes variaciones y se mantuvieron estables en línea con la demanda de activos prime, que solo registraron una variación de 10 puntos en el segundo trimestre en Milán.

Por el contrario, los activos retail -pese a que continúan contando con el favor de los inversores- se resintieron debido a la escasa oferta y cedieron terreno en el cómputo global del sector a las oficinas.

estadistica