Las autoridades de ese país desembolsarán €26 millones a distintas universidades para estudiar cómo emplear el grafeno en distintos campos, como el de las pantallas flexibles.

Gran Bretaña invierte en el grafeno

El descubrimiento de las propiedades del versátil material valió el Nobel de Física en 2010 a los científicos rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov.

El ministro británico de Economía, George Osborne, precisó que esa suma de dinero se repartirá entre diversos proyectos en varias universidades, entre ellas las de Cambridge y Manchester.

El grafeno es un material flexible y muy resistente que posibilita avances decisivos en la física cuántica.

Este material bidimensional tiene una estructura laminar plana, de un átomo de grosor, compuesta por átomos de carbono densamente empaquetados en una red cristalina en forma de panel de abeja.

Se considera útil, entre otras cosas, para el desarrollo de nuevos dispositivos electrónicos flexibles y más eficientes, como computadoras y pantallas táctiles, así como paneles solares.

Parte de la beca gubernamental, unos €14 millones, irán a la universidad de Cambridge para la investigación en electrónica y optoelectrónica, incluido el desarrollo de pantallas táctiles.

El Imperial College de Londres recibirá €5,4 millones para investigar posibles aplicaciones en la ingeniería aeroespacial, en colaboración con socios del sector como Airbus.

Otras universidades inglesas, como la de Manchester o la de Durham, recibirán también dinero y trabajarán en conjunción con una serie de empresas que a su vez aportarán otros ?26 millones.

Osborne subrayó el interés del Reino Unido en ser pionero en el desarrollo del grafeno, que tiene potenciales usos muy lucrativos, llevando ese material “del laboratorio británico a la fábrica británica”.