PIB en Reino Unido

El Reino Unido, a través de las reformas económicas y estructurales de las dos últimas décadas, aseguró que la economía y el PIB en Reino Unido fuera capaz de resistir “shocks” externos y suficientemente flexible para hacer frente a las demandas de globalización. Las estructuras monetarias y fiscales han asegurado que la inflación y la deuda pública se hayan mantenido en niveles aceptables, mientras se ha prestado especial atención a asegurar que el sistema financiero este regulado de una forma eficiente y sostenible.

El crecimiento del PIB en Reino Unido fue variable durante 2002-08, con la mayor tasa de crecimiento de un 3% registrada en 2004, antes de que la economía entrara en recesión en el año 2008 cuando se contrajo alrededor de un 0.06%. En 2009, como resultado de la crisis financiera global la economía británica se contrajo un 4,9%. La economía del país se recuperó en 2010 registrando un modesto crecimiento del 1,6%.

Mientras el PIB en Reino Unido en su conjunto continua beneficiándose de un robusto crecimiento económico, la mayor parte de este crecimiento se concentra en Londres y el Sudeste. Esto se justifica, ya que, tradicionalmente, la actividad industrial se ha concentrado en el norte mientras que el sur se ha centrado más en el sector servicios. Como resultado del relativo declive en cuanto a importancia del sector industrial y el crecimiento de la actividad en el sector servicios durante las últimas décadas, el Sur a ha florecido mientras que el Norte se ha desarrollado a un ritmo mucho más lento. Mientras que en 1990 el sector industrial registró el 34% del PIB, en 2010 era el 22%. La contribución del sector servicios fue del 77,1% en 2010, mientras que el resto fue contribución de la agricultura.

PIB en Reino Unido