La Oficina Central de Estadística Húngara (KSH) declaró recientemente que el crecimiento del PIB de Hungría durante el cuarto trimestre del 2013 se aceleró notablemente; pasando del 1,8% dado en el trimestre anterior hasta llegar a un un 2,7%.

 En una reciente conferencia de prensa el ministro de Economía Húngaro Mihály Varga explicó que la estructura del crecimiento del país se ha vuelto más equilibrada y sostenible y tras este anuncio, el Forint se fortaleció frente al euro, para negociarse a 309,20 en el mercado interbancario. Según Varga, este crecimiento del PIB se ha basado en la fortaleza de las exportaciones y la mejora de la demanda interna apoyada por mayores salarios y recortes de los servicios públicos y los precios. Además, añadió que aunque todas las ramas de la economía han contribuido de manera significativa al crecimiento, los sectores agrícola, industrial y de la construcción habían influido mucho y que, el crecimiento de más del 10% en el sector de la construcción estaba ligado a las inversiones, y apoyado por varios proyectos del Gobierno entre otros.

Por otra parte, varios analistas más han añadido comentarios sobre este tema. Gergely Suppan, analista senior del Banco Magyar Takarékszövetkezeti, denominó el crecimiento del PIB del 2,7% un récord de siete años, añadiendo que prevé que el crecimiento del PIB en 2014 seguirá una estructura equilibrada del 2,2%.

András Balatoni, analista de ING Bank, dijo que el año pasado, la economía de Hungría vivió un importante crecimiento económico durante dos trimestres consecutivos y que las perspectivas para este año se mantienen favorables, destacando el potencial de crecimiento del sector industrial en general y, dentro de este, el de la construcción, así como el del consumo interno y las inversiones.

Por último, los analistas de Erste Bank esperan un crecimiento del PIB de alrededor del 1,9% este año , impulsado principalmente por un despegue en el consumo de los hogares y las inversiones.