Fuente: RTVE.es / AGENCIAS 
  • Eleva el umbral en el que empiezan a pagar impuestos las rentas más bajas
  • Apunta a una bajada del impuesto de sociedades hasta dejarlo en el 24%
  • Sube la tasa que grava el tabaco y crea una sobre máquinas de videojuegos

El Gobierno británico ha anunciado que bajará del 50 al 45% a partir de abril de 2013 la carga fiscal sobre las rentas más altas, al tiempo que beneficiará a las personas con menos ingresos, al elevar el umbral en que empezarán a pagar impuestos. El ministro de Economía, George Osborne, ha anunciado estos cambios de política fiscal al presentar ante el Parlamento el presupuesto del Estado para el ejercicio fiscal 2012-13.

Bajada de impuestos rentas mas altasEn su discurso ha defendido la rebaja del impuesto para las rentas más altas porqueera el mayor entre los principales países del mundo y estaba dañando la economía británica y provocando “grandes distorsiones”. Además, Osborne ha señalado que su objetivo es hacer del Reino Unido el mejor lugar para los negocios y eso, su opinión, pasa por bajar impuestos.

“Ningún ministro puede mantener una tasa que daña la economía y no recauda virtualmente nada”, ha agregado. En este sentido, ha incidido en que mantener el tipo máximo tendría sentido si se recaudara más dinero, algo que no ocurre en su opinión, y que era del 50% (desde el 40% anterior) porque así lo decidió el Gobierno Brown con intención de que fuera temporal.

Para compensar la impopularidad se acelera la subida del mínimo a partir del que tienen que pagar impuestos sobre la renta a las personas físicas en 1.100 libras (1.317 euros), desde las 8.105 libras (9.705 euros) hasta 9.205 libras (11.022 euros), también a partir del mes de abril.

Impuesto de sociedades

En este sentido, ha propuesto también un recorte hasta el 24% a partir del próximo abril del impuesto de sociedades, que grava los beneficios de las empresas, con la intención de dejarlo en un 22% en 2014.

Sin embargo, el impuesto a la banca subirá y las entidades financieras no podrán beneficiarse de esta rebaja fiscal.

Osborne ha destacado que el objetivo de esta medida es crear un sistema fiscal más competitivo para las empresas y ha defendido que estas rebajas supondrán que el impuesto de sociedades en el país será “considerablemente inferior” al de las economías con las que compite.

Asimismo, informó de que el Gobierno británico no subirá los impuestos a la gasolina y al alcohol, pero sí incrementara un 5% los tasas al tabaco y se introducirá un nuevo impuestos a las máquinas de videojuegos.

Optimista sobre la economía

Osborne ha destacado que con el presupuesto se prioriza “la estabilidad y la competitividad” y se ha mostrado moderadamente optimista respecto a la evolución de la economía y ha pronosticado que el Producto Interior Bruto (PIB) de su país crecerá un 0,8% este 2012, una décima más de lo augurado en noviembre, y un 2% en 2013, frente al 2,1% previsto anteriormente.

“La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR por sus siglas en inglés) espera que la economía británica evite la recesión técnica al registrar crecimiento en el primer trimestre“, ha destacado el ministro.

Respecto al desequilibrio de las cuentas públicas de Reino Unido, el ministro de Finanzas aseguró que el déficit presupuestario británico “está bajando” y cerrará el ejercicio fiscal en el 7,6% del PIB, mientras que la deuda pública llegará al 76,3% en 2014.

“El endeudamiento se reducirá este año a 126.000 millones de libras (144.827 millones de euros), lo que representa 1.000 millones menos de lo previsto anteriormente y unos 30.000 millones de libras menos que antes de mi llegada al Ministerio”, ha especificado Osborne.

De este modo, el responsable del Tesoro británico destacó que Reino Unido se encuentra “en curso de cumplir su objetivo y eliminar el actual déficit estructuralpara 2016-2017″.

Por otra parte, Oborne ha advertido de que el gasto social debería ser recortado en 10.000 millones de libras (11.973 millones de euros) en la próxima revisión del gasto si el sistema sigue evolucionando igual que ahora. “Mantendremos nuestro control del gasto social”, añadió.