Kategora es una firma bilbaína especializada en la gestión de patrimonio inmobiliario en el este de Europa, que ya está presente en cinco países y prevé aperturas en Nueva York y Shangai. El cliente invierte y la empresa se encarga de todo.

Ingeniero de telecomunicaciones, 28 años y un trabajo fijo bien remunerado en una empresa solvente. Unas magníficas condiciones por las que cualquiera pegaría, no le impidieron a Kepa Apraiz, que tenía “ganas de hacer cosas y una idea de negocio”, emprender hace seis años.

Kepa Apraiz poseía un inmueble en el centro de Budapest y advirtió el posible tirón de los países emergentes -que tenían precios más baratos- como oportunidad de inversión. “Antes se invertía en inmuebles locales, nadie se iba a otros países. Pero con la globalización, al igual que las empresas salen fuera, los mercados también se abren. Quise hacer una inmobiliaria internacional para que un propietario como yo, que tenía un piso en Hungría, pudiese contar con un gestor en Bilbao que le controlase el inmueble sin tener que procuparse de luchar por recibir las rentas del alquiler, papeleos, viajar hasta allí…” explica.

Realizó el plan de negocio, le salieron los números, y se animó a emprender. Así nació Kategora, como una consultora que dirige su actividad a la gestión integral de inmuebles -sobre todo en el Este de Europa- adquiridos por clientes españoles para diversificar sus inversiones personales. Al poco tiempo de comenzar su actividad, la firma ya se mereció el premio al ‘Mejor Proyecto de Empresa del año 2006’ que concede a nivel estatal PriceWaterhouseCoopers junto con la Escuela de Negocios ESIC.

Aperturas exteriores

Kategora está presente en Hungía desde 2006 y en Polonia desde 2008. A comienzos de 2010 la firma -que a nivel estatal cuenta con sedes en Bilbao, Madrid y Valencia- extendía su estructura con una filial en la capital rumana y el pasado año abría oficina en Dublín, que al igual que en el caso de Bucarest, cuenta con un socio local conocedor de ese mercado.

Este mismo mes, además, acaba de abrir una nueva oficina en Londres que se suma a esta red exterior. El plan estratégico de la firma -que da empleo ya a 25 personas- contempla continuar este año el ritmo de aperturas exteriores con nuevas oficinas propias, tanto en Nueva York, como en la ciudad china de Shangai, que permitirán sumar sinergias en la gestión de productos inmobiliarios de estas ciudades a los clientes de Kategora.

Con la apertura de la delegación de Londres, la empresa pretende estar más cerca de los clientes en el Reino Unido y gestionar el patrimonio inmobiliario en esta ciudad a clientes extranjeros. “Queremos aplicar el modelo de aquí a otros países. En la actualidad la mayoría de nuestros clientes son españoles pero con la apertura en Londres será más fácil captar clientes chinos, rusos o indios, por ejemplo. En resumen, nos permite ofrecer productos inmobiliarios de alta calidad a ciudadanos de todo el mundo que desean diversificar su patrimonio personal” asegura Apraiz. El director gerente de Kategora apunta, además, que “la urbe británica es un polo financiero de primer orden mundial y cuenta con una gran población flotante que hace más atractivas estas operaciones”.

A parte del mayor rendimiento inmobiliario de los alquileres en Londres (entre el 3% y el 5%), Kepa Apraiz destaca también la seguridad jurídica de las operaciones llevadas a cabo en la ciudad. Otra ventaja enumerada por el emprendedor es la próxima celebración en Londres de los próximos Juegos Olímpicos, “que va a llenar la ciudad de turistas de alto nivel”.

Diferentes productos

Un cliente de Kategora, por lo tanto, que sea de Pamplona, puede ser propietario de pisos en Londres, Budapest y Varsovia, y así diversificar la inversión en distintas economías sin tener que desplazarse ni hablar distintos idiomas. Pero, además, de cara a ser más atractivos, la consultora inmobiliaria no sólo oferta viviendas. La firma realiza estudios de mercado al entrar en cada país para comprobar cuáles son las necesidades y lograr el producto adecuado que puede conseguir más rentabilidad al cliente.

——————————
Los clientes adquieren inmuebles de Kategora para diversificar susinversiones personales

——————————
La firma acaba de abrir una oficina en Londres para comenzar a captar clientes internacionales

——————————
“Con la globalización, al igual que las empresas salen fuera, los inversores también”

Precisamente, la primera operación de Kategora en Londres es la adquisición de un edificio de viviendas de nueva construcción por parte de inversores españoles asesorados por la firma vasca. Se trata de un edificio de once apartamentos de entre 50 y 80 metros cuadrados cada uno. Se sitúa en el exclusivo barrio de Kensington y ha sido adquirido con unas condiciones mucho más favorables a las existentes en el mercado. Este edificio se transformará a corto plazo (en unos tres meses) en un exclusivo apartahotel gestionado directamente por la firma.

Asimismo, el pasado año completó la rehabilitación de un edificio en el centro de Budapest (Hungría), destinado a alojar a estudiantes universitarios extranjeros. “Comprobamos que en la capital magiar había muchos estudiantes pero no había residencias. Además, durante la época estival el inmueble se utiliza en régimen de apartahotel para aprovechar el boom turístico que vive la ciudad, o pueden aprovecharlo los propietarios si lo desean” sostiene el socio director.

La firma gestiona en la actualidad una cartera de más de 600 activos inmobiliarios correspondientes a 300 clientes, así como dos apartahoteles en Hungría y Varsovia y el nuevo edificio de Londres.  “Un apartamento en un país del Este -señala Kepa Apraiz-, por ejemplo, puede comprarse por inversores españoles a partir de 67.000 euros, pudiendo ser alquilados desde los 400 euros al mes. Ésto permite a los inversores una rentabilidad anual por alquiler del 5% que junto con un 5% de revalorización anual estimada puede ofrecer un rendimiento del 50% de la inversión en cinco años”.

El cliente, al día de su inversión desde el sofá de casa

Kategora realiza análisis de mercado para comprobar dónde es interesante invertir. Así, busca en las ciudades barrios en los que vayan a hacer una estación de metro o a construir un polideportivo, por ejemplo. “Vemos los proyectos urbanísticos que hay en la ciudad, elegimos las zonas, miramos precios, buscamos un producto bueno, y el resultado final es lo que ofrecemos a los clientes” explica Kepa Apraiz, socio gerente de Kategora.

Pero, además de intermediar en la compraventa de los inmuebles, Kategora ofrece asesoramiento fiscal y financiero individualizado, y lleva a cabo los trámites administrativos necesarios en cada operación, como es el caso de las gestiones de notaría, sin necesidad de desplazamiento del cliente a los países en los que opera la compañía. “Básicamente los clientes compran el inmueble, lo ponen a su nombre, y nosotros llevamos todos los trámites, desde la hipoteca hasta el amueblado y la puesta a punto para ponerlo en el mercado de alquiler” detalla Apraiz.

La firma apoya su gestión integral en la creación de un portal para inversores (qdea.es), similar a los que utiliza la banca electrónica. De este moda, tanto los clientes como los gestores de Kategora pueden hacer, a través de sus claves de acceso personal, un seguimiento las 24 horas del día del cuadro de sus inversiones: ingresos, gastos, estado del inmueble, documentación escaneada, progreso de tareas etc.

Asesores personales

Además de la página web para que el cliente no se preocupe de nada y haya una máxima transparencia, la filosofía de la firma es también estar cerca de sus clientes y sus inversores. Por ello, por un lado, cada cliente mantiene contacto con su asesor personal de la oficina más cercana, que está encargado de auditar todos sus inmuebles independientemente del país donde se encuentren. Por otro lado, cada uno de esos inmuebles contará también con un gestor patrimonial del país y oficina al que corresponda, que será el encargado de llevar a cabo la gestión diaria del inmueble.

“Asimismo, los clientes de Kategora, cuando quieran, pueden concertar una cita con sus asesores, y una vez por trimestre reciben un correo con un resumen de la situación del inmueble” añade el director.

Fuente: Periódicogestión.com (Febrero 2012)