06/ 08/2012 Fuente: Expansión 

Entre 2010 y la primera mitad de 2012, el coste de las casas en el centro de la capital británica se ha revalorizado un 20%, ratificando su condición como la ciudad más cara de Europa y dificultando la compra de vivienda a familias de ingresos medios.

Liam Bailey, jefe de análisis de la consultora Knight Frank, explica que buena parte de esa tendencia al alza es provocada por la llegada de inversores extranjeros que ven las propiedades de Londres como un activo seguro en esta época de incertidumbre económica.

La celebración de los Juegos Olímpicos podría reforzar más el atractivo internacional del ladrillo londinense, indica Hui Shan, de Goldman Sachs.

“Acoger las Olimpiadas puede favorecer los precios de las propiedades por tres razones: la inversión en infraestructuras que realiza el Gobierno, la mejora del perfil global de la ciudad y el aumento de confianza y optimismo de la población local”.

Otros, sin embargo, cuestionan el impacto inmobiliario de esta competición deportiva. Tsur Somerville y Jake Wetzel, de la Universidad de British Columbia, concluyen que “no hay ninguna evidencia de que las ciudades anfitrionas de los Juegos disfruten de un incremento en el precio de las casas por la celebración de ese acontecimiento”.

Estos profesores basan su opinión en un estudio de la evolución de los mercados inmobiliarios de Los Ángeles y Atlanta alrededor de sus Olimpiadas de 1984 y 1996, respectivamente, comparada con la de otras ciudades estadounidenses.

En el caso de Londres, algunos analistas locales empiezan a dudar sobre el impulso olímpico. Marc Goldberg, de la agencia Hamptons International, afirma que “el mercado residencial está perdiendo fuerza en verano. Las Olimpiadas y otros factores hacen que los compradores estén distraídos en otros asuntos”.

Según Knight Frank, los precios de las viviendas en el centro de Londres subirán un 5% en 2012, la mitad que el año pasado. Tampoco se ha producido el boom de alquileres de pisos por parte de aficionados a las Olimpiadas para pasar el agosto en Londres, lo que se traduce en que el arrendamiento medio sólo subirá un 1% este año.

Pero, a medio plazo, la verdadera revolución inmobiliaria de Londres 2012 se percibirá al este de la ciudad, donde se ubica la Ciudad Olímpica. El Gobierno británico y las autoridades locales han invertido 15.000 millones de libras (19.200 millones de euros) en esa antigua zona industrial para regenerarla.

Ricky Burdett, profesor de la London School of Economics, asegura que “gracias a las Olimpiadas, se ha acelerado en setenta años el proceso de desarrollo urbanístico de esa parte de Londres”.

De hecho, según Goldman Sachs, la celebración de las Juegos sirve para revalorizar los barrios donde se ubican los estadios, por encima del conjunto de la ciudad. “De media, los precios de las casas suben en la zona olímpica un 2,5% más que en los barrios vecinos durante los 10 trimestres posteriores a los Juegos”.

Algunos inversores privados quieren sacar provecho de la posible revalorización del este de Londres. Un consorcio de empresas ha pagado 557 millones de libras para instalar 1.439 viviendas en la Villa Olímpica, donde ahora se alojan los deportistas.

También construirá otras 2.000 casas en zonas adyacentes. Para recuperar su inversión, tendrá que lograr que sean las propiedades más caras de esa zona de la ciudad.