MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) –

El ministro de Energía y Cambio Climático británico, Edward Davey, y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, han inaugurado este miércoles las nuevas oficinas corporativas de la compañía en Londres, en el transcurso de un acto al que han asistido numerosos representantes del sector energético británico y otros directivos de la empresa.

Durante la inauguración de la sede, la primera oficina corporativa que abre el grupo fuera de España, Galán aseguró que “Reino Unido es clave en el futuro de Iberdrola” y que, gracias a las inversiones previstas -más de 10.000 millones de libras en los próximos años-, la compañía “puede jugar un relevante papel en la recuperación económica y en la creación de empleo en el país”.

Asimismo, Galán elogió que Reino Unido haya liderado el proceso de liberalización del sector energético en los últimos años, señalando que “las decisiones que se adopten en un futuro próximo afectarán al sistema energético británico durante mucho tiempo”.

“Este nuevo escenario representará enormes retos, pero también grandes oportunidades para ScottishPower, una compañía firmemente comprometida con las inversiones, la creación de empleo y la generación de riqueza en este país”, añadió.

Por su parte, el ministro de Energía y Cambio Climático británico, Edward Davey, que ha calificado de “muy alentador” el hecho de que grandes compañías como la eléctrica española incrementen su presencia e interés en Reino Unido, destacó que los proyectos de generación mediante energías libres de emisiones que impulsa Iberdrola “beneficiarán la economía y seguridad del suministro energético” del país.

La nueva sede corporativa, ubicada en la calle Tudor, en plena City -el corazón financiero de Londres-, simboliza la naturaleza multinacional del grupo -el 60% de los empleados no es español-, fruto de un proceso de internacionalización que aceleró hace cinco años mediante la adquisición de la escocesa ScottishPower, primero, y de Energy East (Estados Unidos) y Elektro (Brasil), más tarde, y que ha llevado a Iberdrola a convertirse en una de las cinco mayores eléctricas globales por capitalización bursátil y en el líder eólico mundial.