Miles de franceses podrían mudarse a vivir a Londres si François Hollande se convierte en presidente de Francia el próximo domingo.

El miedo a que Hollande cumpla sus promesas y aumente los impuestos a las grandes fortunas sería la principal causa de este éxodo. El candidato socialista aseguró durante la campaña electoral que su intención es aplicar una tasa del 75% a las rentas superiores al millón de euros, una medida sin precedentes que convierte a Francia en un país poco atractivo para los ricos.

Los primeros síntomas de este movimiento hacia Reino Unido la han dado las firmas inmobiliarias de gama alta del centro de Londres, que han empezado a notar un notable incremento en el número de búsquedas de casa procedentes del mercado francés.

Knight Frank asegura que ha constatado aumento del 19% durante el último trimestre en las consultas online procedentes de Francia que buscan casas de lujo en Londres. Según esta inmobiliaria, las búsquedas se centran en casas familiares valoradas en más de 2,9 millones de libras (3,5 millones de euros), y ubicadas en zonas como Kensington, Battersea Park y Wandsworth Common.

Savils, otra de las inmobiliarias que ofrece casas de alta gama, calcula que el 3,8% de sus compradores procedían de Francia en el primer trimestre del año, frente a un 2,8% de un año antes.

Otras firmas de inversión también constatan la preocupación y ansiedad que existe en Francia entre los ejecutivos de empresa.

La marcha de franceses a Reino Unido no es nueva. Se calcula que en este país viven unos 300.000 franceses, de los que unos 60.000 votan. Nicolás Sarkozy, el actual presidente francés, visitó Londres en 2007 durante la campaña electoral para captar votos y pedir a sus compatriotas que volvieran a Francia para ayudar a mejorar el país. Con la llegada de Hollande y su agresiva política impositiva, muchos más franceses parecen estar dispuestos a cruzar el Canal de la Mancha.

Fuente: Expansión (4/5/2012)