Cortizo ha puesto en marcha una fábrica de perfiles de aluminio en Polonia en la que ha invertido 15,1 millones de euros y que, en una primera fase, permitirá crear un centenar de puestos de trabajo directos, según informó la empresa.

El fabricante español de sistemas de aluminio para la arquitectura y la construcción enmarcó en su “ambiciosa” estrategia de internacionalización esta nueva planta con la que además refuerza su presencia en el país, en el que ya contaba con una “extensa red comercial”.

La fábrica se ubica en Radomsko, en la provincia polaca de Lodz, y cuenta con una superficie de 10.500 metros cuadrados y capacidad para producir 6.000 toneladas de perfiles de aluminio al año.

Cortizo destacó en un comunicado que el nuevo centro productivo de Polonia, que ya opera a pleno rendimiento, está estratégicamente emplazado en pleno “corazón del país”, a unos 180 kilómetros de Varsovia y Cracovia.

Aparte de a Polonia, esta fábrica destinará su producción a los mercados de Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, así como a cubrir la incipiente demanda de las repúblicas bálticas de Letonia, Lituania y Estonia, que se canalizan a través de la delegación de Riga, recientemente inaugurada por el grupo gallego.

Fuente: Europa Press