Desde que entrara a formar parte de la UE, Polonia se ha convertido en uno de los mercados más competitivos a nivel mundial y cuenta con un subsideo europeo para el periodo 2007-2013 valorado en 67.300 millones de euros

La Comisión Europea considera que Polonia cuenta con unas perspectivas de crecimiento muy envidiables durante los próximos veinte años y, desde que entrara a formar parte de la Unión Europea en 2004, el país de los Sudetes, los Cárpatos y la Sierra de la Santa Cruz, ha sabido aprovechar la oportunidad que le ha brindado la celebración de la Eurocopa 2012 para impulsar el desarrollo y mejora de sus infraestructuras de transporte -aeropuertos, ferrocarril y carreteras-, los centros deportivos para los equipos participantes y las infraestructuras turísticas.

Muchas son las empresas de nuestro país que han apostado por la internacionalización en suelo polaco. La oportunidad de crecimiento en este mercado emergente -de tamaño medio y con una excelente salud económica pese a la crisis actual- ha permitido que los flujos de inversión bruta entre los meses de enero y marzo del presente ejercicio se hayan visto aumentados con respecto al mismo periodo del año anterior en un 378,9%, según datos publicados por la Secretaría de Estado de Comercio.

Aunque el significativo aumento de las inversiones españolas en Polonia durante 2011 se debe primordialmente a la adquisición por parte del Banco Santander de una entidad local, este hecho, según la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Polonia es puntual, pero no quiere decir que las cifras vayan a ir en un futuro cercano en detrimento. Durante el pasado ejercicio España invirtió un 1.517% más que en 2010 hasta superar los 4.211 millones de euros y nuestras exportaciones alcanzaron los 3.526 millones, un 25% más que durante el año anterior.

Polonia, el país más competitivo de la UE
Con un consumo robusto y una fuerte inversión pública, entre las áreas que concentran mayor inversión española en suelo polaco destaca el sector inmobiliario, la ingeniaría, la construcción, la banca, las energías renovables y los bienes de consumo. Polonia ha desarrollado un plan en el que ha creado zonas económicas catalogadas como especiales para acelerar el desarrollo regional, crear puestos de trabajo y atraer la inversión extranjera.

El país ha sido dotado con un plan de subsidio europeo para el periodo 2007-2013 valorado en 67.300 millones de euros y dirigido al campo de las infraestructuras, medioambiente, nuevas tecnologías e innovación. En la actualidad, Polonia cuenta con 14 áreas en vigor para que las empresas que se establezcan en estas zonas puedan acogerse a las deducciones en los impuestos de sociedades y, según el caso, beneficiarse de ciertas ventajas aplicadas al Impuesto de Bienes Inmuebles.

Polonia, según la UE, es uno de los mercados europeos que mayor crecimiento registrará durante los próximos años y sus previsiones de futuro pasan por una estabilidad económica que atraerá flujos de capital para potenciar el crecimiento de este mercado. España está considerada como uno de sus principales inversores y firmas como Inditex, Telepizza, Pescanova, Santander, Sener, Iberdrola, Gamesa, Acciona o Ferrovial, son solo una minúscula parte de la gran lista de compañías españolas que se han establecido en el país.

Sectores prioritarios
España desempeña un destacado papel en el escenario eólico polaco –uno de los mercados con mayor potencial en Europa- y ocupa la tercera posición entre los proveedores extranjeros con una cuota de mercado del 8% en 2011. Además, el país debe reducir sus emisiones de CO2 a través del uso de fuentes renovables y, para 2020 el Gobierno ha establecido que el 15% del consumo bruto de energía final proceda de fuentes limpias. Por ello, el sector renovable es uno de los que mayores oportunidades ofrece a las empresas españolas y en especial, las áreas de la biomasa y la eólica, mientras que la energía solar, prácticamente no está explotada por lo que también brinda un enorme potencial tecnológico para nuestras firmas. La competencia en materia solar es casi nula y, durante los últimos 50 años la eficiencia de las instalaciones fotovoltaicas se ha incrementado tan solo de un 1% al 12% actual. Según la Agencia Polaca de Inversión (PAIilZ), las predicciones de las importaciones de células fotovoltaicas se estiman en un crecimiento anual del 33% hasta 2020.

El desarrollo económico en el que está envuelto el país le convierte en un destino atractivo para las inversiones y la incorporación de Polonia a la UE ha permitido que el país se beneficie de importantes fondos estructurales y de cohesión durante el periodo 2007-2013. Hasta 1997 el sector del ferrocarril en Polonia se regía por un sistema monopolístico, pero con la adopción de las políticas de transporte de la UE la entrada de empresas extranjeras se ha convertido en una realidad tangible.

El sector ferroviario polaco es una de las áreas más seductoras para las empresas españolas gracias a la continua demanda como consecuencia de un obsoleto material rodante y una red de 23.000 kilómetros bastante arcaica. En la actualidad el Gobierno ha desarrollado un proceso de modernización de las líneas más vitales –CMK, E-65 y E-30- y para el periodo 2011-2012 tiene pronosticado invertir 2.350 millones de euros. Entre los proyectos a corto plazo más destacables sobresale modernizar 377 kilómetros de líneas y adquirir material ferroviario por valor de 3.600 millones. Además, para el periodo 2014-2020 Polonia desarrollará la línea de Alta Velocidad entre Varsovia-Lódz-Weoclaw/Pozman con una inversión de 6.000 millones de euros y otros 900 millones destinados a comprar el material rodante necesario para esta vía.

Según un estudio elaborado por Boston Consulting Group, durante los próximos años Polonia será uno de los mercados prioritarios para las cadenas de producción en Europa debido a que los costes en este mercado llegan incluso a ser más competitivos que China. El sector industrial es una de las bases de la economía polaca y la Inversión Extranjera Directa crece, sobre todo, en la producción de manufacturas. El país destaca en la importación de bienes de equipos y suministros y, durante los próximos años esta tendencia continuará creciendo aunque de forma más moderada. Las exportaciones españolas han tenido éxito por su buena relación calidad-precio frente a alternativas de maquinaria proveniente de otros países europeos como Alemania, Francia o Italia. En 2011 nuestro país vendió material a este sector por valor de 933 millones de euros, un 26,5% más que durante el ejercicio anterior.

Por otro lado, los servicios de ingeniería relacionados con la construcción de obra civil y el sector energético continúan con una demanda al alza y cada vez son más las empresas españolas que miran hacia en el mercado polaco. Gracias a las dotaciones de fondos europeos se ha implementado el número de proyectos y, consecuentemente, el número de empresas extranjeras que participan en las licitaciones. Además, el sector medioambiental y de tratamiento de residuos, más concretamente, están registrando un crecimiento mayor de lo esperado y son múltiples los concursos públicos que se están comenzando a licitar.

Fuente: ICEX (Polska Viva)