El grupo sueco IKEA inauguró ayer una fábrica en Koszki (noreste de Polonia), donde prevé construir hasta 250.000 metros cúbicos anuales de paneles para mobiliario.

La planta, creada por la subsidiaria de IKEA Swedspan, ha costado alrededor de 140 millones de euros y por el momento cuenta con más de 240 empleados y acuerdos de cooperación con cerca de 30 compañías locales.

IKEA también prevé la construcción de un centro tecnológico en las cercanías de Koszki, donde se llevarán a cabo estudios y análisis sobre diferentes materiales, ya que en el futuro el grupo sueco pretende prescindir de la madera.

Actualmente el 70 por ciento de la madera usada en las instalaciones polacas procede de los bosques de Bielorrusia, mientras que un 26 por ciento se tala en Polonia y el resto llega desde Ucrania y Lituania.

Fuente: EFE