Los precios de pisos en áreas universitarias aumentan más que en el resto de la ciudad.

Aunque el curso universitario está en marcha, aún hay tiempo para encontrar estudiantes que buscan habitación o piso cerca de las principales universidades españolas. Los propietarios compiten de forma ávida por este tipo de inquilino que cursa una carrera o master o hace un Erasmus. Saben que la mayoría tiene el respaldo económico de sus padres y que estos no fallan en el pago de las rentas. Además, los padres se responsabilizan plenamente del pago de la renta de manera solidaria y también de los desperfectos que pudieran ocasionar tanto al propietario como a terceros


Esto explica que la morosidad en los arrendamientos universitarios sea prácticamente inexistente. Aun así, hay quien decide cubrirse, ya sea con seguros de impago o bien contratando la gestión integral del arrendamiento que incluye medidas preventivas para evitar la morosidad.

Los universitarios suelen buscar pisos compartidos y pagan, según ciudad, por un dormitorio con derecho a cocina, salón y baño. Al decantarse por este inquilino permite alquilar tres, cuatro o cinco habitaciones a la vez, con lo que la rentabilidad que se obtiene es más alta, llegando hasta un 12% más. Se acentúa en los pisos de más de tres habitaciones, ya que, de cuantas más estancias disponga, más complicado suele ser alquilarla a una única persona.


El poder recuperar la vivienda con facilidad incrementa la apuesta por este perfil. Muchos casos son contratos que cubren el curso escolar, permitiendo realizar alquiler turístico los tres meses restantes. Además, estos inquilinos se involucran a la hora de encontrar sustituto cuando una habitación queda libre. En cuanto se conoce la plaza, tiende a llenarse rápido.

Por si fuera poco, los propietarios con pisos cerca de un campus universitario ven cómo las rentas siguen subiendo, lo que les da carta blanca para pedir más por sus inmuebles. En la mayoría de los distritos universitarios españoles, el coste del alquiler ha evolucionado por encima de la media del precio del municipio durante el segundo trimestre de 2019.


Efecto en distintas ciudades.

En Madrid el alquiler subió un 5,12% de media en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo del año anterior, en el barrio de Ciudad Universitaria, donde se ubica la mayor parte de las facultades y escuelas superiores de Madrid, el alza de las rentas ha sido del 10,32%.

En el barrio de La Dreta de l’Eixample de Barcelona, donde se hallan las facultades universitarias públicas, los precios han aumentado un 8,3%, frente a la media del 5,25% de la ciudad.

En Valencia la influencia el precio de los alquileres es clara. Los distritos donde se sitúan las universidades de Valencia se han encarecido más que cualquier otro. Algirós ha subido sus precios un 12,12%, y La Saïdia, un 12,93%, superando la media de la ciudad, de un 8,57%.

En Vitoria, aunque no hay datos de la zona universitaria de forma aislada, el alza de precios ha sido de un 12,5% el último año, con perspectiva de continuar en alza debido a la escasa oferta de residencias de estudiantes disponibles (cerca de 500 plazas para acoger a 4.700 estudiantes).

De hecho, es en Vitoria, a escasos metros de la facultad de letras, donde estará emplazado URA (Urban Resident Apartments). Mediante este proyecto llevado a cabo desde Kategora pretendemos satisfacer parte de la demanda mencionada, proporcionando además lugares de reunión donde podrán llevar a cabo actividades y/o proyectos en grupo.