El gigante automotor estadounidense General Motors (GM) ha decidido esta semana dejar de fabricar su modelo Astra en Alemania y concentrar la producción en Reino Unido y Polonia, lo que fue celebrado por los sindicatos y líderes políticos. La compañía invertirá 300 millones de euros (390 millones de dólares) para modernizar sus plantas en ambos países.

El acuerdo, que asegura el futuro de las plantas de Gliwice y Vauxhall en Ellesmere Port (noroeste de Inglaterra), fue anunciado después de que los trabajadores aceptaran el nuevo pacto de salarios y condiciones laborales.

El primer ministro británico, David Cameron, describió el hecho como una “excelente noticia” para la industria local. “Una vez más vemos el éxito de la industria automotriz de Reino Unido y el papel crucial que juega en el crecimiento y reequilibrio de nuestra economía”, agregó el premier.

Poco después de conocerse la promesa del sindicato de trabajadores de Reino Unido, la unidad europea de GM (cerca de Frankfurt) confirmó que el nuevo Astra, el principal modelo europeo de la compañía, será fabricado a partir de 2015 en Ellesmere Port y Gliwice, Polonia.

Opel explicó que dejará de fabricar el modelo en su planta central en Rüsselsheim, al oeste de Frankfurt, pero aseguró a los sindicatos alemanes que continuará operando la fábrica a su máxima capacidad, pese a lo cual la decisión fue muy criticada en Alemania. Los detalles tendrán que negociarse entre los líderes sindicales y empresarios.

El ensamblaje del nuevo automóvil se iniciará en 2015, con una producción mínima de 160,000 unidades al año.

Fuente: Polskaviva