El fabricante de coches alemán Daimler ha abierto su primera planta de producción del Este de Europa en Hungría. La nueva planta, cuya inversión es de unos 800 millones de euros, será instalada en la localidad de Kecskemet, a unos 70 kilómetos al sureste de Budapest. Se espera la producción de 120.000 coches Mercedes Benz al año y la contratación de más de 3.000 personas en Hungría.

La inversion de Mercedes-Benz es uno de las mayores de la historia de Hungría, después de que su rival alemán Audi, que forma parte del grupo alemán Volkswagen, hubiese invertido un total de 4.000 millones de euros en su fábrica de Győr desde 1993.

Fuente: Berceo